El proceso natural de hacer marketing, del 1.0 al 4.0

Haz click para compartir:

Hace unos días mi madre me dijo: haz visto el reclame de un joven que le corta el cabello al papá durante la cuarentena, y por una milésima de segundo la palabra reclame me remontó a cuando de pequeña mi familia veía la novela al medio día en una tele en blanco y negro allá por los años 80, y horas más tarde me dijo, hija te envié un video por WhatsApp, lo viste.

 Es obvio decirlo, pero, los tiempos cambian y con ello cambiaron las formas de adquirir productos y servicios, las formas de comunicarnos, la forma de imaginar, de pensar y ejecutar las acciones para construir un futuro inmediato, y todo pasa tan rápido que si no te detienes en esos “detalles” muchas veces ni te enteras…

Una experiencia de trabajo allá por el año 2017 me llevó a la realización de un evento “una rueda de prensa” para la presentación de un team de moteros, por el cual el equipo Likecom y yo nos pusimos en marcha con las siguientes actividades:

  • Preparación del plan de comunicación en medios digitales y medios tradicionales
  • Comunicación a través de redes sociales
  • Convocatoria e invitación a los medios tradicionales (prensa gráfica)
  • Preparación y coordinación con el equipo de pilotos offline, timing etc… 
  • Organización de catering, toma de fotos y videos, live streaming
  • Seguimiento de repercusión en medios online y offline
  • Armado de presentación de rebote en medios, entre otros…

Solo lo hicimos, no nos detuvimos a evaluar si estábamos aplicando el Marketing 1.0, 2.0, 3.0 o whatever, solo se trataba del “proceso natural de hacer marketing” que ya habíamos incorporado a nuestras cotidianeidades.

Creo que este es un ejemplo de la convergencia del marketing tradicional y el marketing digital que estaba pasando y fluyendo en nuestro ámbito laboral, convirtiéndose en un proceso natural  de hacer marketing demandada por el contexto, demandada por el nuevo consumidor, un consumidor ahora hiperconectado, hiperinformado, un consumidor que navega entre varias redes, compara precios antes de obtener un producto o servicio, un consumidor que lee las valoraciones y pide recomendaciones, pero sobre todo un consumidor INFIEL como menciona Kotler haciendo referencia a las nuevas característica del consumidor en el libro marketing 4.0.

De ser un Consumidor pasivo al adquirir un producto impulsado por un volante o un comercial de televisión, ahora demanda información, experiencias y producto, todo a la vez, con un sentido de urgencia.

El Marketing 4.0 tiene características nunca antes vistas, producto del avance de las nuevas tecnologías como el big data, la inteligencia artificial y la robótica, pero en ello también conviven  la humanización, las emociones y los valores como la solidaridad donde lo social está presente y cobra mayor sentido entre empresas e individuos;  la palabra humanizar hace su mejor esfuerzo por no quedarse atrás, como si presagiara que la tecnología pudiera deshumanizar el contacto entre los seres humanos que hacen uso de estas plataformas para realizar actos de comercio, pero que en el inconsciente esperan una respuesta más allá del solo acto de comprar y vender. Anhelan una interacción emocional a través de un medio digital.

Los consumidores desean ser escuchados y atendidos con inmediatez, humanización, personalización y hasta pareciera que esperan esa predictibilidad ante sus necesidades, por lo que no debemos dejar de estar atentos a sus publicaciones, interacciones y mensajes implícitos que nos brindan la DATA constante y donde los marketeros tenemos el reto latente de usar las tecnologías y sistemas de información y análisis de datos para anticiparnos a sus necesidades y brindarles la mejor experiencia del Marketing 4.0

Y todo ello para mantenernos vigentes en este contexto de transformación y reinvención de la humanidad post pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *